Bienvenido a:

Cronicas de Viaje

Crónicas de mis viajes por todo el mundo, ven a descubrir el mundo conmigo en mis relatos viajeros. Aquí es donde encontrarás todos mis relatos de esos lugares que voy visitando, con un punto de vista diferente.

Stirling, tras las huellas de William Wallace.

Hola mis amigos viajeros, todos recordareis la película BraveHeart de Mel Gibson, en la que se representa a William Wallace, pero pocos sabréis que la historia real no es así. En vuestra mente se quedó grabada la frase “Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán la Libertad”, pues bien esa escena es de la batalla de Stirling, así que vamos a descubrir esta ciudad tras las huellas de William Wallace.

Que ver en Edimburgo, la Atenas del Norte

A veces cuando buscas lugares a los que ir te asaltan dudas, otras veces es un destino tan deseado que ni siquiera te lo piensas y otras muchas los viajes salen de improviso, pero seguro que siempre hay un lugar para ir, un destino fetiche o un rincón del mundo que deseáis visitar, pues eso mismo me ocurría a mí con Edimburgo, la Atenas del norte.

Escocia: Una tierra de contrastes, leyendas e historia.

Quien viaje a Escocia encontrara una tierra rica en paisajes, una naturaleza maravillosa y una historia muy densa. Cuando pensamos en Escocia, sin quererlo en nuestra mente dibujamos la silueta de un país lleno de verdes campos, naturaleza salvaje y castillos que junto con sus pintorescas aldeas y pueblos, son perfectos para construir ideales dramas de teatro, como el Macbeth de Shakespeare.

Crónicas de Holanda: Walibi Holland, toda una experiencia

Quien me iba a decir a mí que con 32 años me iba a montar por primera vez en una montaña rusa. Desde que llegue a Holanda, el temor y el nerviosismo que acompañan siempre a una primera vez se hicieron patentes. Mi gran amigo y anfitrión Hans había conseguido dos entradas para este magnífico parque de atracciones en los países bajos, muy cerca de la ciudad de Ámsterdam.

Crónicas de Holanda: Arnhem, las huellas de la guerra.

El día se levantaba radiante, un sol espectacular alumbraba una mañana que pretendía ser perfecta. Sentado cerca de la mesita de café fumandome un cigarro y practicando uno de los deportes favoritos de los holandeses, contemplar por la ventana el ir y venir de la gente, estaba esperando a que mi compañero de viaje se despertara. Mientras, el teléfono marcaba el número de mi casa, una llamada matutina para comprobar que las cosas a más de mil kilómetros de donde me encontraba iban perfectamente.